Los Crímenes de La Rue Morgue

images (4)«El analista halla su placer en esa actividad del espíritu consistente en desenredar»

Edgar Allan Poe.

La figura del detective en las novelas aparece en el siglo XIX de la mano del Estadounidense Edgar Allan Poe y su personaje Monsieur Auguste Dupin, un personaje extremadamente racional y perspicaz que únicamente resuelve crímenes para su diversión personal y sin ningún interés monetario. Muchos autores han copiado la figura del detective que creó Poe, algunos ejemplos de personajes creados a partir de Monsieur Dupin fueron Sherlock Holmes (Arthur Conan Doyle) o Hercules Poirot  (Agatha Cristhie).

El personaje de Dupin fue creado como una crítica a la policía de la época, debido a su ineficacia para resolver crímenes, en una época en que los crímenes estaban a la orden del día e iban en aumento debido al desarrollo urbano. Este carismático personaje aparece en varios relatos de Poe como “El Misterio de María Roget” o “La carta Robada”, estos relatos junto con “El Escarabajo de Oro” y “Los Crimenes de la Rue Morgue” forman lo que Poe denomino “Cuentos de Raciocinio”, estos cuentos son singulares dentro de las obras de Poe carecen del componente fantasmagórico que caracteriza las obras del autor.

Los crímenes de la Rue Morgue fue publicado por primera vez en 1841 en la revista Graham’s Magazine, de Filadelfia, fue el primer relato de género policiaco, así mismo el primer misterio del que se tiene conocimiento de la “habitación cerrada”, este enigma invita al lector a intentar resolver el acertijo mediante la lógica.

La trama gira en torno al asesinato de madame Lespanaye i su hija Mademoiselle Camille ocurrido en un edificio de la Rue Morgue, cuando los testigos acceden a la vivienda de las desafortunadas víctimas, encuentran una navaja barbera llena de sangre y un gran cofre de metal abierto. A madame Lespanaye le han seccionado la garganta hasta separarle la cabeza del cuerpo y su hija Camille fue estrangulada y colgada boca abajo en la chimenea.

El crimen se comete en una habitación de la cuarta planta del edificio donde las ventanas no se pueden abrir y la puerta está cerrada por dentro. Muchos testigos escucharon los gritos de las dos mujeres y la voz del asesino, pero hay serias discrepancias entre ellos ninguno es capaz de adivinar el idioma en que habla el asesino, a pesar de que los testigos son de distintas nacionalidades.

Monsieur Dupin y nuestro anónimo narrador del cuento, conocen el crimen por los periódicos y ante la incapacidad de que la policía pueda resolver el crimen, se dirigen a la Rue Morgue, donde Dupin ara alarde de sus ingeniosas habilidades para resolver el crimen encontrando un pelo del asesino en la escena del crimen y mediante el raciocinio desvelará el enigma de “la habitación cerrada”.

El inesperado final dará el toque de originalidad al relato haciendo aparecer la truculencia morbosa que caracteriza a Poe y hará que todos aquellos amantes de la novela policiaca tengan un verdadero reto a la hora de resolver este crimen.

A nuestro entender el insólito desenlace pretende ser una metáfora que hace referencia a la lucha interna que tiene todo ser humano a la hora de resolver sus problemas cotidianos, el raciocinio VS el instinto.

Nos encontramos ante uno de los mejores antecedentes de la novela policiaca, un relato corto y ameno que nos hará utilizar al máximo nuestro ingenio para resolver los enigmas antes de que lo haga el excéntrico detective.

Anuncios

2 pensamientos en “Los Crímenes de La Rue Morgue

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s