El Perfume

902572“Su figura no le interesaba; no existía para él como cuerpo, sólo como una fragancia incorpórea”

La figura del asesino serial, causa entre la mayoría de personas una mezcla de emociones y sentimientos, que oscilan entre el horror y la repulsión, hasta la fascinación morbosa. En el ámbito de la literatura, no han sido pocas las obras que han versado acerca de la figura de estos macabros personajes, pero muy pocas de ellas lo han hecho bajo un enfoque tan original y sugestivo, como la novela con la cual inauguramos nuestra sección de reseñas literarias. Obra publicada en 1985, y que se convirtió en poco tiempo en un clásico contemporáneo; se trata de “El Perfume: Historia de un asesino” (Das Parfum: die geschichte eines mörders), la primera novela del escritor alemán Patrick Süskind.

“El Perfume”, es esencialmente una reflexión acerca del omnipresente y a la vez desconocido mundo de los olores, presentado a través del protagonista de la historia, un individuo con dos características muy remarcables: La primera, resulta ser la posesión de un sentido del olfato hiperdesarrollado hasta la exacerbación. La segunda, es que carece absolutamente de cualquier ápice de olor corporal. La premisa resulta del todo original, especialmente si tenemos en cuenta, que nuestra sociedad está regida por patrones y reclamos eminentemente visuales, y en menor medida auditivos. Sigue leyendo

Anuncios

Retrospectiva: Cruelty and the Beast

Cradle_Of_Filth_-_Cruelty_And_The_Beast-insideEl género del terror, y la figura del asesino en serie, ha sido siempre una gran fuente de inspiración para el arte. Desde obras pictóricas clásicas, hasta las más recientes películas o videojuegos, lo hórrido, lo subversivo, lo macabro, ha actuado en la mente del artista a modo de catalizador, permitiéndole crear a menudo sus mejores obras, o cuanto menos las más reconocidas.

Así como se dice del odio, que es un sentimiento más fuerte y duradero que el amor, también es cierto que se han escrito muchas más líneas acerca de la muerte que de la propia vida. Del mismo modo, en no pocas ocasiones, la decadencia y la maldad resultan ser una fuente de inspiración más productiva y evocadora que el bienestar y la bondad.

Esta introducción nos llevará hoy a hablar de música. No hablaremos de un trabajo reciente, pero tampoco retrocederemos excesivamente en el tiempo hasta hallar una perturbadora ópera o una partitura clásica. Este artículo nos llevará 15 años atrás, hasta 1998, con el fin de hacer una retrospectiva del que probablemente sea el álbum más emblemático de la banda de metal extremo británica, Cradle of Filth. Hablamos del todavía vigente, y fácilmente reconocible “Cruelty and the Beast”. Sigue leyendo

Retrospectiva: Silent Hill 2

silent-hill-2-ps2-cover-front-jp-50073“Recibí una carta…En el sobre decía: “Mary”. El nombre de mi esposa…Es ridículo, no puede ser verdad…es lo que sigo diciéndome, Una persona muerta no puede escribir una carta. Mary murió por esa maldita enfermedad hace 3 años, entonces ¿por qué la estoy buscando?”

Se trata de la premisa introductoria del que, para muchos, sigue siendo considerado como el mejor videojuego de terror de todos los tiempos. En 1999, Konami, a través de su estudio interno Team Silent había lanzado al mercado su particular réplica a Resident Evil, el máximo referente del género del survival horror en aquel momento, y contra todo pronóstico, su creación (el primer Silent Hill) resultó ser un éxito tanto a nivel de crítica como de aceptación por parte del consumidor, y se ganó merecidamente un nicho en el mercado gracias a su innovador giro hacia el terror más opresivo y de cariz más psicológico, en detrimento de los tradicionales sustos. Silent Hill dejaba de ser una apuesta, para convertirse en una saga con visos de éxito y continuidad. Tocaba ofrecer una segunda entrega a su ansioso público. Sigue leyendo

La muñeca enterrada

sad_emo_dolls_13Estoy temblando y me siento débil; Si todavía queda algo de misericordia reservada para mí, se tratará tan solo del cansancio. No hay que olvidar que he andado más de dos horas por una enmarañada senda forestal para llegar hasta aquí, y eso es todo un logro para un viejo enfermo como yo. Además, realmente hace frío. Esta mañana el aire está helado y sopla una ligera brisa que corta como una cuchilla. Los pocos pelos que me quedan en la cabeza revolotean en todas direcciones, e incluso estos pequeños tirones de pelo causados por el viento me duelen. Llevaba un sombrero, pero lo he perdido hace un rato cuando se me ha enganchado con una rama. No me he agachado para recogerlo, temía no ser capaz de poder levantarme de nuevo.

Lo que importa es que he llegado al lugar adecuado. Mi vista ya no es lo que era, pero sin duda este es el sitio. Oigo el murmullo del torrente, fuera de mi campo de visión, unas decenas de metros a mi derecha. Y sin duda aquél es el árbol. Sí, aquel con aspecto enfermizo, de tronco estrecho y nudoso, que tanto contrasta con los gruesos y saludables pinos que habitan a su alrededor. Sigue leyendo

La Puerta

descargaAyer estuve hablando con una amiga. Me llamó por teléfono, como hace de vez en cuando, para contarme una trivialidad referente a su trabajo. Más allá de su tema de conversación, me percaté enseguida de que su voz sonaba particularmente alegre y desenfadada. Le hice un comentario al respecto, y sin pararse a pensar (cosa infrecuente en ella, pues es una persona de carácter reflexivo, y un tanto retraída) me respondió:

– “¿Recuerdas que una vez te hablé de un primo mío, que está enfermo y que llevaba ingresado desde hace años? Pues me han dicho que está mucho mejor, y es posible que dentro de poco tiempo le den el alta.”

No es que ella y yo seamos amigos íntimos. Es la típica persona a la que conoces por haber coincidido en una misma empresa durante un tiempo, con la cual sales a veces a tomar un café junto con otros compañeros, y con la que acabas manteniendo un contacto esporádico, propiciado en gran parte por el uso extensivo que hacemos hoy en día de las redes sociales. Sigue leyendo