Erzsébet Bathory: La Tigresa de Csejthe

2168507489_1_3_Erh1hLklLa figura del vampiro, ha servido de fuente de inspiración para crear multitud de historias y personajes. La leyenda de tan poderoso y diabólico ser, aparece a menudo entremezclada con la imagen de algún personaje histórico. Esta combinación, en determinadas ocasiones, nos habla de los primeros indicios más o menos documentados, acerca de los asesinos seriales. Un caso particularmente famoso, es el de Erzsébet Bathory, noble húngara que vivió entre los siglos dieciséis y diecisiete, y que se ganó el calificativo de Condesa Sangrienta, por su crueldad y sadismo.

Gracias a la obra “Drácula”, del irlandés Bram Stoker, el vampiro canónico actual está basado en la figura de Vlad Draculea III, Vojvoda de Valaquia, famoso por su diligencia y crueldad en el campo de batalla, así como por su uso extensivo del empalamiento como método de ejecución. Aun así, y a pesar de su oscura leyenda, no existe crónica alguna acerca de que el valaco bebiera la sangre de sus víctimas, a diferencia de la Condesa Bathory, que vivió obsesionada con la hemoglobina, y se convirtió en una depredadora imparable, una bestia a la que ni tan siquiera sus más allegados podían retener. Sigue leyendo

Retrospectiva: Cruelty and the Beast

Cradle_Of_Filth_-_Cruelty_And_The_Beast-insideEl género del terror, y la figura del asesino en serie, ha sido siempre una gran fuente de inspiración para el arte. Desde obras pictóricas clásicas, hasta las más recientes películas o videojuegos, lo hórrido, lo subversivo, lo macabro, ha actuado en la mente del artista a modo de catalizador, permitiéndole crear a menudo sus mejores obras, o cuanto menos las más reconocidas.

Así como se dice del odio, que es un sentimiento más fuerte y duradero que el amor, también es cierto que se han escrito muchas más líneas acerca de la muerte que de la propia vida. Del mismo modo, en no pocas ocasiones, la decadencia y la maldad resultan ser una fuente de inspiración más productiva y evocadora que el bienestar y la bondad.

Esta introducción nos llevará hoy a hablar de música. No hablaremos de un trabajo reciente, pero tampoco retrocederemos excesivamente en el tiempo hasta hallar una perturbadora ópera o una partitura clásica. Este artículo nos llevará 15 años atrás, hasta 1998, con el fin de hacer una retrospectiva del que probablemente sea el álbum más emblemático de la banda de metal extremo británica, Cradle of Filth. Hablamos del todavía vigente, y fácilmente reconocible “Cruelty and the Beast”. Sigue leyendo