Erzsébet Bathory: La Tigresa de Csejthe

2168507489_1_3_Erh1hLklLa figura del vampiro, ha servido de fuente de inspiración para crear multitud de historias y personajes. La leyenda de tan poderoso y diabólico ser, aparece a menudo entremezclada con la imagen de algún personaje histórico. Esta combinación, en determinadas ocasiones, nos habla de los primeros indicios más o menos documentados, acerca de los asesinos seriales. Un caso particularmente famoso, es el de Erzsébet Bathory, noble húngara que vivió entre los siglos dieciséis y diecisiete, y que se ganó el calificativo de Condesa Sangrienta, por su crueldad y sadismo.

Gracias a la obra “Drácula”, del irlandés Bram Stoker, el vampiro canónico actual está basado en la figura de Vlad Draculea III, Vojvoda de Valaquia, famoso por su diligencia y crueldad en el campo de batalla, así como por su uso extensivo del empalamiento como método de ejecución. Aun así, y a pesar de su oscura leyenda, no existe crónica alguna acerca de que el valaco bebiera la sangre de sus víctimas, a diferencia de la Condesa Bathory, que vivió obsesionada con la hemoglobina, y se convirtió en una depredadora imparable, una bestia a la que ni tan siquiera sus más allegados podían retener. Sigue leyendo

Anuncios